martes, 8 de julio de 2014

MACHACADORES DE COLORANTES DEL ABRIGO 6 DEL COMPLEJO DEL HUMO EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

MACHACADORES DE COLORANTES DEL ABRIGO 6 DEL COMPLEJO DEL HUMO EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

     Los colorantes son viejos compañeros de la Humanidad, desde épocas muy antiguas. Los primeros vestigios aparecen en algunos yacimientos del Paleolítico Medio, con los neandertales funcionando como ocupantes del territorio, aunque es con la llegada de nuestros ancestros mas directos (Homo sapiens sapiens)  cuando se generaliza su uso, y continúa hasta nuestros días. Las aplicaciones constatadas hasta ahora han sido múltiples, desde la pintura de las cuevas y abrigos (Arte Rupestre) a la decoración de sus cerámicas con almagra, y diversos objetos de uso, y muy probablemente sus propios cuerpos (algunas tribus actuales lo siguen haciendo, con un sabor inequívocamente prehistórico), con una utilidad tanto estética, simbólica, y bactericida.
     En esta larga asociación de la Humanidad con los colorantes, los grupos prehistóricos fueron aprendiendo a seleccionar las materias que les permitieron ir dotándose de una batería de colores, bien aplicándolos directamente (caso del carbón), bien triturándolos, que mezclado con agua les permitía tener colorantes de larga duración, como el caso del óxido de hierro y la limonita, que encontraban en su deambular cotidiano. Una vez recolectados y llevados a su hábitat, la preparación era bastante simple: machacados sobre una piedra mas o menos plana (molino) con otra piedra (moleta), hasta reducirlos a fino polvo, que mezclados con agua estaban listos para pintar. Como resultado de estas tareas han quedado toda una nutrida colección de molinos y moletas manchados con el colorante que gracias a ellos fue triturado.
     Hoy les enseñamos una muestra de ello, con dos dibujos de cantos del Abrigo 6 del Complejo del Humo, manchados con la tintura que un día trituraron. Esperamos que os guste.


Yacimientos Arqueológicos de La Araña.