lunes, 24 de junio de 2013

ANILLO DE HUESO DECORADO CON MARCAS (Neolítico Medio)

ANILLO DE HUESO DECORADO CON MARCAS (Neolítico Medio):
Los adornos, antiguos compañeros de la Humanidad - ¡los primeros arrancan desde épocas tan ancestrales como la de los neandertales ¡ -, sufren un extraordinario auge durante el Neolítico con respecto a épocas pasadas. Colgantes, pulseras, collares y anillos forman parte de su cotidianidad. Hoy queremos mostrar con más detalle uno de estos adornos: un anillo de hueso, que tiene la particularidad de estar “decorado” con 23 marcas. Al igual que las pulseras, los anillos presentan “decoraciones” consistentes en líneas realizadas con un buril de silex, y en otras ocasiones en pequeños hoyitos o depresiones realizados con un micro perforador, como es el caso del anillo que mostramos hoy. Del análisis con la lupa binocular se desprende que los pequeños hoyitos fueron realizados en momentos distintos, y probablemente con herramientas diferentes. No existe una uniformidad de factura, como hubiese sido lo lógico, si se hubiese hecho en el mismo momento y con el mismo útil de silex. Cuando uno realiza la misma operación de forma repetitiva y de un tirón se tiende a la uniformidad, cosa que no sucede en nuestro anillo: distinto diámetro en los boquetillos, distinta profundidad, e inclusive distinta factura, lo que sugiere que han sido realizados en diversos momentos, e incluso con herramientas distintas.
Estas peculiaridades nos hacen sospechar que estas “decoraciones” no son tales, si no anotaciones de algo – no sabemos de que – al igual que las estrías de los brazaletes debieron de encerrar un significado que transcendía más allá de la mera decoración.
Curiosamente, las 23 anotaciones del anillo son la tercera parte de otras anotaciones famosas del Paleolítico Superior, encontradas en un abrigo de la Dordoña (Francia) grabadas en una paleta de hueso, con 69 huellas, y que fue interpretado por Alexander Marsahack (Harward) como un registro de los ciclos de la luna.
Nosotros no somos tan osados como Alexander Marsahack, pero no nos cabe la menor duda que las improntas del anillo tienen un significado que va más allá de la estética, aunque ignoremos cual. Yacimientos Arqueológicos de la Araña.