lunes, 7 de mayo de 2018

EL ETERNO ENCANTO DE LOS ADORNOS EN LA ESPECIE HUMANA

EL ETERNO ENCANTO DE LOS ADORNOS EN LA ESPECIE HUMANA

Esto de los adornos es una afición que nos viene de lejos a los humanos. El “mono desnudo” parece que siempre tuvo necesidad de aditamentos prácticos, como los ropajes para defendernos de las inclemencias climáticas, y otros aditamentos menos necesarios como los adornos, que siempre han tenido una función de destacar, además de la puramente estética. Al menos desde la época de los ninguneados neandertales sabemos que la Humanidad ha tenido adornos. Dientes, conchas y huesos, además de colorantes, han adornado nuestros cuerpos, y los adornos han ido ganando distintos significados en nuestras vidas. Han mandado mensajes de posición y de prestigio, de identidades étnicas, e incluso de estados civiles. Cuando alguno de estos adornos ha sido depositado como ajuares en sus tumbas, se convierten en algo más que en mero objeto ornamental, para convertirse en algo mágico, para acompañar a la otra vida. En La Araña tenemos un amplio repertorio de adornos, y muchos de ellos fueron encontrados como ajuares de los muertos, como regalos para el “más allá”, entrando en el campo de la Religión.
Hoy compartimos uno de estos presentes, una cuenta de collar, muy utilizada en algunos de los collares del Neolítico, como pieza central de los mismos. Deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.
7-5-2017