domingo, 6 de agosto de 2017

LA LENTA EVOLUCIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS PREHISTÓRICAS DE LA HUMANIDAD EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

LA LENTA EVOLUCIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS PREHISTÓRICAS DE LA HUMANIDAD EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

En esta sociedad estresada y un tanto neurasténica que nos ha tocado vivir, con tecnologías punta galopantes, en donde un ordenador se queda obsoleto en un año, hablar de lentitud tecnológica con rango de larguísimos milenios, puede resultar extraño… ¡y sin embargo fue así! A la hora de hablar de tecnología humana, nada más significativo que la tecnología de la piedra, que nos hizo a los humanos una “especie” tecnológica, allá en la lejana fecha de hace algo más de dos millones y medio de años, cuando ya habíamos llegado al estadio de Homo hábilis (el Hombre hábil), capaz de fabricar artefactos que nos ayudarán en la dura tarea de la supervivencia. En este momento nos convertimos en tecnológicos, y fue un paso transcendental para nuestra propia evolución ¡En realidad somos hijos de la piedra, lo cual también puede resultar extraño, en un tiempo en que hemos podido conocer el genoma completo de los humanos, y estamos enredados en escudriñar toda una pléyade de posibles ascendentes y descendentes, intentando desentrañar nuestro propio origen! Genes, mutaciones, adaptación al medio, selección natural y supervivencia de los más aptos durante millones de años, es el resultado de lo que somos. Pero ha sido la tecnología la que nos ha obligado durante más de dos millones de años a resolver problemas cada vez más complejos, amueblando nuestro cerebro y nuestra forma de pensar y de resolver la supervivencia, en los diversos ambientes en que hemos tenido que sobrevivir. Sin ella no hubiésemos traspasado nunca el umbral de animales naturales. No ha dejado huellas en nuestros genes, pero si un largo rastro que ha ido marcando de forma evidente nuestros progresos, hasta llegar a la actualidad. Esta evolución ha sido lenta y acumulativa, por lo que cada vez es más rápida, al aprovechar los conocimientos anteriores. Uno de los descubrimientos más recientes es el de la lámina, esos cuchillos de sílex, largos y delgados, que mejoraron nuestro repertorio de herramientas. También en este caso su gestación fue lenta. Hizo sus balbuceos en el Paleolítico Inferior, creció tímidamente durante el Paleolítico Medio de los neandertales, y tiene su pleno desarrollo en el Paleolítico Superior, ya con nuestra especie dominando sobre el Planeta. Habían pasado la friolera de más de 300.000 años. Todo un lento parto.
Hoy les mostramos algunos ejemplos de láminas arcaicas, pertenecientes a la Colección Imanol Reyna, existentes en el Centro de Interpretación Cuevas e La Araña.
Deseamos que os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.
6-8-2017.