domingo, 28 de mayo de 2017

EL USO DE COLORANTES EN LA PREHISTORIA DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

EL USO DE COLORANTES EN LA PREHISTORIA DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)
El color es un elemento importante en la Naturaleza, y a menudo desempeña un papel importante en el desarrollo de la propia vida. De él se visten infinidad de plantas para atraer a los insectos polinizadores. En el mundo de los animales también es importante, bien como elemento de atracción sexual que ayude a la elección del progenitor/a, bien como elemento mimético que contribuya a defenderse de los depredadores, o como aviso de caminantes de potenciales peligros. Entre los humanos también el color ha desempeñado un factor importante como elemento de artificio, desde las remotas épocas prehistóricas, con importancia en muchos de nuestros campos que han contribuido al desarrollo de nuestras vidas. Es posible que el uso más antiguo estuviera asociado a prácticas sanitarias (por el poder protector que tienen algunos óxidos sobre nuestra piel), para después pasar a ser un elemento distintivo entre grupos, y poco a poco pasar a ser parte de nuestros mensajes visuales, y mucho más tarde convertirse en un elemento estético, que es quizás la cualidad que en la actualidad más apreciamos. Pero hasta este punto, el color como elemento de artificio ha recorrido un largo camino con nosotros, los humanos.
En La Araña lo tenemos atestiguado desde la época de los neandertales, que ya trituraron algunos óxidos, que mancharon algunas de sus herramientas y restos de conchas, aunque ignoramos cual fue su uso exacto. Estas escasas primeras evidencias de los comienzos de su uso, se multiplican abrumadoramente cuando llegamos nosotros, los cromañones, y lo convertimos en un elemento omnipresente, prácticamente en todas nuestras etapas culturales, desde las primeras a las últimas de la prehistoria de La Araña. Sus evidencias se han conservado en varios campos y formatos, desde pinturas rupestres en sus cuevas, manchas en paredes y suelos, decoración de vasijas, o los molinos y moletas con los que trituraron los minerales, para mezclarlos con agua y hacer sus pinturas. Otras veces se han quedado como posos en las conchas que utilizaron como recipientes para las pinturas, o lo que es lo mismo: la paleta del prehistórico pintor.
Hoy queremos compartir uno de los cantos rodados que formaron parte de la manipulación de la pintura. Primero fue utilizado como yunque, actividad que dejó sobre su superficie numerosas marcas, y después como moleta de los óxidos rojos, que manchó su superficie de color. Cantos como este han aparecido desde los momentos más antiguos de nuestra cultura, hasta las postrimerías del Cobre o Calcolítico. El color y su manipulación se habían convertido en componentes habituales entre nuestras señas de identidad. Deseamos que os guste este canto manchado de almagra, procedente de la Zona Baja del Abrigo 6 del Complejo del Humo. A nosotros nos produce una gran emoción pensar que este canto estuvo en las manos de una persona, que con toda delicadeza fabricó el colorante que iba a utilizar para alguna de sus muchas aplicaciones.

Yacimientos Arqueológicos de La Araña.