jueves, 30 de junio de 2016

UN MOLINO DEL NEOLÍTICO INICIAL DEL ABRIGO 6 DEL COMPLEJO DEL HUMO EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA).

UN MOLINO DEL NEOLÍTICO INICIAL DEL ABRIGO 6 DEL COMPLEJO DEL HUMO EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA).
 Hace un tiempo subimos la estratigrafía de uno de los perfiles de un corte del Abrigo 6 del Complejo del Humo. El dibujo de los estratos reflejaba fielmente el perfil que realmente apareció en la sucesión de capas - ¡Esas páginas del Libro de la Tierra, de las que hablábamos! -, pero las cuatro vasijas representadas fueron proyectadas sobre el perfil, guardando su posición en la ordenada proyectada y en la profundidad. Es por lo tanto un perfil compuesto. Queríamos mostrar la evolución de algunos aspectos de la cerámica, desde el Neolítico Inicial de la base (Estrato 7), hasta el comienzo del Cobre o Calcolítico en el Estrato 4. Dos de las cuatro vasijas aparecieron enteras (el cuenco del Estrato 4 y la vasijita del Estrato 7), mientras que las otras dos hubo que reconstruirlas (la cardial del Estrato 7 y la de 3 asas dobles del Estrato 6 (Neolítico Medio), indicando con una flecha el nivel de profundidad en planta donde aparecieron sus fragmentos.  ¡Que mas hubiéramos querido nosotros que hubieran aparecido cuatro vasijas en el mismo perfil del pequeño corte excavado, y además dos enteras! Los arqueólogos no solemos tener tanta suerte por lo general, aunque a veces las excavaciones te dan sorpresas. Normalmente nos tenemos que conformar con estas proyecciones, guardando rigurosamente la posición de los objetos en planta, si queremos visualizar la ubicación de las cerámicas u otros restos sobre el perfil. Hacemos esta aclaración por que nos la han pedido, y con ella esperamos aclarar que efectivamente era un perfil compuesto..
     Hoy les queremos mostrar otro útil, que en La Araña comienza a aparecer desde el comienzo del Neolítico. Se trata de los molinos de arenisca, que a base de uso terminan presentando una concavidad por el desgaste de triturar vegetales u otras materias sobre ellos. El molino es una herramienta que evidencia paulatinos pero profundos cambios en la alimentación humana. Las harinas se incorporan a nuestra dieta, coincidiendo con la aparición de la cerámica, lo que les permitió cocinar variados guisos, donde entrarían desde las harinas, las verduras y la propia carne o pescado, que ya no dependerían exclusivamente de los asados, de tan larga tradición paleolítica. Las nuevas formas culinarias tenían sus ventajas, pero también algunos inconvenientes, como la ingesta progresiva de azúcares, y el aumento de caries entre las poblaciones neolíticas, hecho que continua hasta nuestros días. Esperamos que el humilde molino que les mostramos hoy, les recuerde como los avances van cambiando al ser humano, incluso en su forma de alimentarse. Deseamos que os guste.

Yacimientos Arqueológicos de La Araña.