lunes, 20 de junio de 2016

EL DEAMBULAR DE LA ESPECIE. (HOY CONVERTIDA EN LA DESESPERACIÓN DEL REFUGIADO)

EL DEAMBULAR DE LA ESPECIE.
 (HOY CONVERTIDA EN LA DESESPERACIÓN DEL REFUGIADO)
Detrás de cada refugiado siempre hay una persona que huye de algo peligroso que deja atrás, a menudo tan peligroso como la guerra, la falta de libertad, la persecución, la opresión, la tiranía, la integridad física o incluso la muerte. Otras veces simplemente huyen de una realidad insufrible para su vivir cotidiano, como resultado de padecer día a día muchas de las lacras mencionadas, a la que tendríamos que sumar el hambre. Parece mentira que en el prepotente mundo del siglo 21, haya gente que muera de hambre en el planeta Tierra. Cuando estas  situaciones asolan países enteros, las personas se convierten en multitud, y así nos hemos acostumbrado a percibirlas: como multitudes. Multitudes en las que se diluyen las personas que huyen como pueden de una situación hostil de la que quieren escapar, que a veces sacuden nuestras conciencias primermundistas, sobre todo cuando nos golpean con la imagen de un niño ahogado en una solitaria playa, o las inhumanas condiciones que soportan para realizar tan peligrosa huida, hacia un mundo que ellos suponen humanitario, sobre todo en la civilizada Europa. ¡Pobres refugiados ¡ Están descubriendo en sus propias carnes la cruda realidad,  pagando un altísimo precio en vidas y en sufrimiento. En esta Europa de mercaderes y banqueros que nos han colado con vaselina sin darnos cuenta, las viejas ideas de libertad, igualdad y fraternidad que inspiraron la revolución francesa, no parecen tener mucha cabida.  Todo lo contrario, las escusas para desentendernos del problema es un compendio del egoísmo humano. Cuando el egoísmo se cobra vidas, y atenta contra la Humanidad, muestra la peor cara de nuestra sociedad. Esperemos que cambie por otra más hospitalaria, que deje de ver multitudes amenazantes para ver personas que sufren y que necesitan de nuestra solidaridad. Al fin y al cabo la solidaridad es otra cualidad muy humana.

Yacimientos Arqueológicos de La Araña