sábado, 9 de abril de 2016

DRONES EN LAS PROFUNDIDADES DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

 DRONES EN LAS PROFUNDIDADES DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

     Como diría una de nuestras joyas musicales de zarzuela – ese gran patrimonio del “género chico”, que de “chico” no tiene nada -  “¡Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad!”. Los avances de las ciencias y de las tecnologías están solventando algunas de las limitaciones de la Espeleología a la hora de explorar el mundo subterráneo. Cuantas veces el espeleólogo se ha visto frustrado al llegar a un pequeño agujero en la roca, por el que no puede pasar el más delgado de los humanos, pero que una vez introducida la linterna se aprecia al otro lado una galería a la que es imposible acceder y explorar.  Recursos como la introducción de micro cámaras acopladas a soportes rígidos o mas o menos flexibles, conectadas a una pantalla receptora, son soluciones que se han puesto en práctica en más de una ocasión, para poder ver lo que hay al otro lado del agujero, y hacernos una idea de esa galería vislumbrada a la que no podemos llegar. Hoy día se ha unido la micro cámara a un diminuto vehículo autónomo, que sin necesidad de cables u otros impedimentos puede ser introducido por el boquete y circular por la galería que se encuentra al otro lado, mandando las imágenes a un receptor, donde se pueden ver y grabar. Lo maravilloso del sistema, es que se puede teledirigir el vehículo para la exploración, y que puede salvar obstáculos como desniveles o rocas, dando saltos de dos metros de altura, y continuar su camino y seguir mandándonos las imágenes a través de su “ojo” explorador. Lo dicho: ¡Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad!
     Hoy compartimos algunas de las imágenes obtenidas en la  Cueva del Humo con estas tecnologías, gracias a uno de los socios (Juan Alberto) que la ha aportado. Hemos podido ver pequeñas piletas construidas por el agua (hoy secas al haber perdido la cueva su humedad), o  el fondo de una galería a unos 7 metros de profundidad, tras descolgar verticalmente al diminuto vehículo hasta el suelo atado a un hilo. Nos ha producido una gran satisfacción poder transitar por esta galería sin estar en ella, y poder explorarla a través de los ojos del pequeño robot. Todo un gustazo.
Deseamos que a vosotros también os guste.
Yacimientos Arqueológicos de La Araña.