sábado, 20 de febrero de 2016

LA VIDA SIGUE EN LAS CUEVAS DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

LA VIDA SIGUE EN LAS CUEVAS DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

      Hace ya muchos milenios que las cuevas de La Araña dejaron de ser hábitats de neandertales y cromañones. Siguieron dando refugio ocasional a otros grupos humanos posteriores de la Antigüedad, del Medievo, y de las Edades Moderna y Contemporánea, en un último servicio a los habitantes de la Bahía de Málaga. Los mayores de la zona aun recuerdan su uso como ocasionales refugios humanos y como apriscos de ganado, usos que cesaron hace más de medio siglo. Las huellas de esta continuada actividad humana, han quedado marcadas en las cavernas y abrigos del territorio, en forma de ancestrales capas de hollín, como consecuencias de las múltiples fogatas realizadas bajo sus techos rocosos.  
     A pesar de todo, la vida sigue en las cuevas. Sigue estando presente en forma de pequeñas colonias de murciélagos, de toda una fauna cavernícola que continua como hace milenios, o en forma de nidos de especies que han utilizado las cavernas para fijar sus construcciones de barro en las paredes y techos  ( como golondrinas, “aviones” o insectos de distintas especies), cubriendo las viejas capas de hollín, al igual que la generación de nuevas series de diminutas estalactitas, que parecen luchar por que las cuevas no mueran definitivamente.
     Hoy les mostramos algunas de esas evidencias de las cuevas de La Araña. Son todo un símbolo de esperanza, y un toque de atención sobre la necesidad de conservar para las generaciones venideras el mayor archivo histórico de la ciudad, y que el desarrollo incontrolado no ponga en peligro este gran legado del pasado, que tiene un potencial de siglos de investigación, si los andaluces y la propia ciudad de Málaga  se esfuerzan en conservarlo.
     Es nuestro más ferviente deseo, y esperamos que sea también el vuestro.

Yacimientos Arqueológicos de La Araña.