martes, 24 de noviembre de 2015

TRAS EL CURSO DE TALLA LÍTICA QUEDAN LAS DESTREZAS APRENDIDAS, LOS BUENOS RECUERDOS… Y ALGO MÁS.

TRAS EL CURSO DE TALLA LÍTICA QUEDAN LAS DESTREZAS APRENDIDAS, LOS BUENOS RECUERDOS… Y ALGO MÁS.

     El Curso de Talla lítica Experimental ha dejado un buen sabor de boca en La Araña. Ha sido un lujo tener a Javier Baena y a Conchi Torres impartiendo sus conocimientos sobre la tecnología que nos ha permitido evolucionar hasta ser lo que somos en la actualidad, durante los 2,5 últimos millones de años. Repetir experimentalmente los procesos tecnológicos de la talla y su evolución, es complicado, pero necesario para entender en toda su extensión la teoría que hemos aprendido en los libros. Para los que no se han adentrado en este campo, es posible que tiendan a simplificar su importancia, e incluso tengan la percepción de que es un campo un tanto homogéneo e incluso  sencillo. Aun recordamos la aseveración de un amigo ajeno a la Arqueología, cuando nos dijo hace años “¡al fin y al cabo todo piedras!”. A pesar de la contundente frase de nuestro amigo, nada más lejos de la realidad. La evolución fue lenta, y se fueron incorporando los avances que los largos milenios hicieron que avanzáramos tecnológicamente, y que sin duda ayudaron a que evolucionara también nuestra inteligencia. Adentrarse en las tecnologías líticas del pasado es tan difícil como adentrarse en las tecnologías más complejas de la actualidad. Lo han podido comprobar los participantes en el intensivo Curso del fin de semana, desarrollado en La Araña. Quedan las destrezas adquiridas y el entusiasmo por seguir practicando, un mayor conocimiento de las dificultades de cada técnica y materia, como se compartan las diversas materias primas, la adecuación de los percutores para cada momento del proceso, la preparación de los núcleos, de los planos de percusión, de los ángulos de ataque… en fin…todo un cúmulo de pasos precisos para obtener los resultados deseados.  Son unos buenos recuerdos, aunque ha quedado algo más: las donaciones que han hecho para el Centro de Interpretación de las Cuevas de La Araña, dejando parte de su trabajo, para que ayude a una mejor comprensión de las distintas técnicas a otros estudiosos que pasen por aquí. Núcleos discoides y lascas obtenidas, núcleos levallois con su lasca levallois preferencial obtenida, núcleos de láminas, materias como la obsidiana, que se convierten en preciosos ejemplos para los estudiantes que nos visitan. ¡Gracias amigos por vuestra generosidad!´
     Algunos de estos ejemplos los compartimos hoy con vosotros.

Deseamos que os gusten.


Yacimientos Arqueológicos de La Araña