sábado, 19 de septiembre de 2015

LA DESESPERACION DEL ARQUEÓLOGO…EN LA ARAÑA Y EN TODAS PARTES DEL MUNDO

LA DESESPERACION DEL ARQUEÓLOGO…EN LA ARAÑA Y EN TODAS PARTES DEL MUNDO

     Una de las cualidades que se les supone a los arqueólogos, y a los investigadores en general, es la paciencia. Pero incluso los más pacientes se desesperan en el laboratorio cuando tienen que enfrentarse a la tediosa tarea de extraer de sedimentos carbonatados, duros como piedras, los restos arqueológicos que aprisionan, siempre con el extremo cuidado de no dañarlos. Es un derroche de paciencia y de tiempo. ¿No habrá algún inventor que nos libere de tan paciente labor, de forma eficaz y productiva? ¡Qué bueno sería meter en un cacharro el mazacote de sedimentos pétreos, y recuperar los restos arqueológicos limpios, sin ningún daño, listos para estudiarlos! Creo que los investigadores del mundo le harían un monumento. Mientras seguiremos con los disoluciones acidas, los inútiles ultrasonidos, y los rudimentarios tornos de dentista y similares. ¡Qué le vamos hacer! Paciencia.
     Hoy les mostramos uno de estos restos inmersos en sedimentos carbonatados, de la época de los neandertales, cuya conservación es magnífica. Después de más de 40.000 años han conservado hasta el color.
Deseamos que os gusten

Yacimientos Arqueológicos de La Araña.