lunes, 24 de agosto de 2015

LA PACIENCIA DEL ARQUEÓLOGO

LA PACIENCIA DEL ARQUEÓLOGO

     Desde que aflora un resto arqueológico hasta que presenta su base, existe una paciente labor de la retirada de los sedimentos que le rodean, hasta dejarle exento. Viene después todo el protocolo de documentación, antes de ser retirado, etiquetado, y guardado en su correspondiente bolsa. Hoy compartimos uno de estos momentos previos a su retirada, de una pequeña falange del Abrigo 3 del Complejo del Humo. Cuando la tierra es blanda, es una gozada. Cuando es una costra es una pesadilla, que la sobrellevas con el martillito y el pequeño cincel de acero, tallando más que escavando el estrato, lasquita a lasquita ¡Las costras son las repúblicas independientes de la Arqueología! Son una bendición, para alejar toda duda de contaminación del nivel que sellan, pero ejercitan al máximo la paciencia del arqueólogo. En fin, deseamos que os guste la pequeña falange de hace más de 40.000 años, procedente de una de las excavaciones antiguas que hicimos en el Complejo del Humo en La Araña (Málaga, España).


Yacimientos Arqueológicos de La Araña.