martes, 7 de julio de 2015

LA SALA DE LAS PULSERAS EN LA CUEVA DE HOYO DE LA MINA, UN BUEN EJEMPLO DE PANTEÓN NEOLÍTICO EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

LA SALA DE LAS PULSERAS EN LA CUEVA DE HOYO DE LA MINA, UN BUEN EJEMPLO DE PANTEÓN NEOLÍTICO EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

     Los ritos funerarios abren una ventana al pasado que nos permite aproximarnos un poco más a nuestros antepasados. En los momentos extremos de la vida se ponen en juego  nuestras capacidades más existencialistas, aquellas que evidencian nuestras actitudes frente al mundo que nos rodea, las creencias que tenemos, y que nos permiten integrarnos como elementos activos en un Cosmos  que en gran parte se nos escapa, pero en el que necesitamos estar presentes, y sentirnos importantes. Hitos como la reproducción, el nacimiento, o la muerte, son momentos en que nuestra cosmogonía necesita unas respuestas que aporten luz a las muchas zonas de sombra con las que convivimos. Son el origen de las religiones
     Los panteones neolíticos son un buen ejemplo de esto. Creían en otra vida, similar a esta, pero separada de los vivos, con un aire de eternidad, sin que hubiera interferencias entre los vivos y los muertos. Se aprecia al contemplar los lugares que elegían en las cuevas para su descanso eterno en el más allá, situándolos en los espacios más recatados y a veces de gran dificultad de acceso, donde nadie perturbara el descanso eterno del difunto/ta. Le rodeaban de los objetos cotidianos que para él/ella habían sido importantes en vida, ya fueran herramientas, adornos, o comida, y que le seguirían prestando servicio en la otra existencia.
     Hoy queremos recordar a uno de estos panteones neolíticos de La Araña (hoy desaparecido), el de la Sala de las Pulseras en la caverna de Hoyo de la Mina, donde fueron depositados sobre el suelo dos adultos y un adolescente, rodeados de su correspondiente ajuar. Cuando pasó esto debía de ser un espacio realmente lóbrego, con una gran humedad, goteos de estalactitas que iban haciendo recrecer las estalagmitas del fondo y las costras que lentamente iban recubriendo parte del suelo de la cueva. Todo un paradigma del submundo.
     Hoy queremos compartir un plano de este lugar, que para ellos/ellas fue tan importante. Al menos recordaremos que existió. Deseamos que os guste

Yacimientos Arqueológicos de la Araña.