sábado, 17 de enero de 2015

LAS LASCAS, HERRAMIENTAS ANCESTRALES DE LA HUMANIDAD DESDE LA INVENCIÓN DE LA TECNOLOGÍA

LAS LASCAS, HERRAMIENTAS ANCESTRALES DE LA HUMANIDAD DESDE LA INVENCIÓN DE LA TECNOLOGÍA

     Desde que los ancestrales humanos (Homo hábiles) – apenas dejada atrás la etapa de Australopithecus - inventan la primera herramienta de la Humanidad (el llamado canto tallado o chopper), la lasca es un fiel acompañante de los seres humanos en su evolución tecnológica, prestándonos grandes servicios, durante un periodo que ocupa casi la totalidad de esos 2.5 millones de años que tiene la Tecnología. Para la fabricación del chopper, había que desprender varias lascas del canto que se elegía para conseguir el filo cortante que deseaba obtener el ancestral tallador. Eran en realidad subproductos, pero muchas de ellas presentarían filos extremadamente cortantes (incluso más que el propio pesado canto tallado), circunstancia que no pasaría desapercibida a los primitivos Homo habilis, encontrando aplicaciones prácticas a estos cuchillos menores, en sus necesidades tecnológicas cotidianas. Es así como la lasca está presente en nuestras vidas, prácticamente desde el principio, hasta el último segundo de la evolución industrial, hace apenas 5000 años, cuando la piedra es sustituida por los metales. Esta gran importancia de la lasca y los grandes servicios prestados a la Humanidad, no siempre se reconoce, pendientes más de las tecnologías y las tipologías, que de la humilde lasca. Solamente cuando los núcleos se preparan para la obtención de algunas lascas peculiares, estas comienzan a ser tenidas en cuenta, como productos singulares, o bien cuando sobre las lascas vulgares se ha realizado algún tipo de útil (raederas, raspadores, buriles, etc.) se suele mencionar que está construido sobre lasca.
     Hoy os mostramos una de estas humildes lascas, que ha sido retocada por su cara menos usual (la cara de lascado), tanto en sus laterales como en la zona del talón, conformando tres zonas de uso. En los laterales han realizado dos filos más o menos regulares, a caballo entre una raedera cóncava y una suave muesca. Con el abatimiento del talón consiguieron un filo mas regular, con una raedera convexa un tanto atípica. En fin, aprovecharon bien el soporte de la lasca de silex,  que es posible que tuviera otro uso, antes de retallarla, cosa que debió de pasar con bastante frecuencia. Deseamos que os guste.


Yacimientos Arqueológicos de La Araña