viernes, 31 de octubre de 2014

¡QUE FLUYA EL PATRIMONIO PERDIDO!

¡QUE FLUYA EL PATRIMONIO PERDIDO!

     ¡Cuánto patrimonio está desparramado por la Península Ibérica, perdido en el limbo del coleccionismo! Su origen es tan variopinto como la propia Sociedad Humana entre la que está diluido. Aficionados a la Arqueología, antiguos espeleólogos que se encontraron con piezas arqueológicas en su deambular por las cuevas, y que te los encuentras hoy ejerciendo de directores de bancos o de electricistas maduritos, o de cualquier profesión de las infinitas que existen, poseyendo unos recuerdos de juventud relacionados con el Patrimonio. Algunos me imagino que seguirán considerándolos como parte de su pasado, y otros – los más concienciados – caen en la cuenta que donde más sentido tiene esos objetos es precisamente en el archivo común patrimonial de todos los andaluces, por lo que animamos siempre a que vaya saliendo a la luz ese Patrimonio oculto. Mejor eso a que terminen desapareciendo, y en ocasiones tirados a la basura. Muchos de estos objetos recuperados, gracias a la conciencia de sus dueños, los hemos ido depositado  en los fondos del Museo Provincial de Málaga desde hace mucho tiempo, y nos siguen llegando de vez en cuando algunos objetos, al Centro de Interpretación Cuevas de La Araña. Siempre que esto sucede, nos alegramos, por el rescate de un objeto de la nebulosa del coleccionismo, o simplemente de la curiosidad. Los objetos que a veces nos traen van desde los que no tienen el mínimo interés para la Ciencia, a otros excepcionales.
     Hoy les mostramos uno de estos objetos excepcionales, que por su interés tecnológico y tipológico merece la pena compartir. Deseamos que os guste.

Yacimientos Arqueológicos de La Araña.