viernes, 19 de septiembre de 2014

LOS BORDES ABATIDOS DEL GRAVETIENSE EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

LOS BORDES ABATIDOS DEL GRAVETIENSE EN LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

     En La Araña, que existe una continuidad ocupacional a partir de los neandertales hasta el Cobre, tenemos las primeras manifestaciones de los cromañones, y otras algo posteriores que las hemos denominado como de la etapa Achelense, mas por un sentido de sucesión cronológica y cultural, que ateniéndonos a un sentido estrictamente tipológico. A partir de esta etapa empieza otra en la que comienzan a aparecer los bordes abatidos, con tecnologías de láminas bien desarrolladas, y abatimientos de bordes verticales o casi verticales en otros casos. La hemos denominado Gravetiense, con el mismo criterio que la anterior, de sucesión cronológica y algunos elementos tecnológicos, más que ciñéndonos estrictamente a criterios tipológicos y porcentuales, que a veces solo vienen a complicar las cosas. Cuando se intentan comparar literalmente yacimientos situados a grandes distancias, en ecosistemas muy diversos, y recursos subsistenciales diferentes, que debieron de condicionar aspectos de necesidades diversas, y culturales y costumbres distintas para sobrevivir (por aquello de la adaptación al medio), es un tanto forzado querer hacer coincidir las señas de identidad de forma literal, y sobre todo carece de sentido buscar identidades en realidades tan dispares, aunque es cierto que los avances tecnológicos – y a menudo los tipológicos – casi siempre terminan llagando. Otra cosa son los porcentajes (derivados de las necesidades instrumentales de cada grupo, impuestas a menudo por el medio) que son la bestia negra de los puristas, sobre todo cuando quieren hacer casar realidades de subsistencia que pudieron ser completamente distintas, que evidencian un difícil matrimonio.
     Hoy les mostramos uno de estos bordes abatidos de la etapa que hemos denominado Gravetiense en La Araña, sobre un fragmento de lámina bien asumida tecnológicamente, al que se ha abatido uno de sus bordes, casi verticalmente, quedando el otro  filo como herramienta cortante, que a juzgar por los micro levantamientos de uso debió de ser utilizado con profusión. Deseamos que os guste.


Yacimientos Arqueológicos de La Araña.