martes, 12 de agosto de 2014

LA GRANDEZA DE UN DIMINUTO UTIL: EL TRAPECIO DEL ENTERRAMIENTO DEL HUERTO DE ESTEBAN EN CUEVAS DE SAN MARCOS EN LA PROVINCIA DE MÁLAGA (ESPAÑA)

LA GRANDEZA DE UN DIMINUTO UTIL: EL TRAPECIO DEL ENTERRAMIENTO DEL HUERTO DE ESTEBAN EN CUEVAS DE SAN MARCOS EN LA PROVINCIA DE MÁLAGA (ESPAÑA)

     Cuando el ser humano empieza a tener conciencia de su propia transcendencia, no solo como ser vivo, si no como ente fabulador de mundos mágicos-religiosos que transcienden a esta vida, y se adentran en “el más allá” , en el territorio de la muerte, comienzan a aparecer los primeros testimonios de ajuares, u objetos que suponían que le iban a ser útiles al muerto en la otra vida, desde herramientas de uso cotidiano, comida para la otra vida, o ramos de flores silvestres como signo de afecto hacia la persona muerta. Los primeros testimonios claros en este sentido comienzan a mostrarse en los grupos de neandertales, continúan con nuestra especie los cromañones, y persisten durante el Neolítico y Calcolítico, y en las etapas posteriores, prácticamente hasta nuestros días. Posiblemente poca diferencia debe de existir entre el neandertal que enterró a uno de los suyos con un ramo de flores, y las practicas que actualmente tenemos nosotros, que seguimos haciendo lo mismo. En ambos casos la motivación más primaria se pierda en el mundo del afecto. En esto hemos cambiado poco, aunque las culturas sean otras.
     Hoy les mostramos un diminuto útil, un trapecio, realizado sobre una laminita de silex de una perfección técnica insuperable, a la que se ha abatido por tres de sus lados con micro retoques, quedando un filo cortante por el cuarto lado del trapecio como útil operativo. ¿Qué tareas realizarían con esta delicada pieza (que actualmente estamos estudiando), de poco mas de centímetro y medio de largo, que ha sido obtenida con una precisión de joyero?. Sean cuales fueren estas tareas, debieron de ser importantes para el difunto, puesto que se la pusieron como parte de su ajuar en su tumba, allá en el Neolítico, en uno de los pueblos actuales de la provincia de Málaga (España), en un deseo de que el muerto tuviera esta herramienta en el nuevo mundo en el que acababa de penetrar. ¡Fascinante!. Deseamos que os guste.


Yacimientos Arqueológicos de La Araña.