viernes, 23 de mayo de 2014

LA ACCIÓN DEL MAR EN LOS YACIMIENTOS DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

LA ACCIÓN DEL MAR EN LOS YACIMIENTOS DE LA ARAÑA (MÁLAGA, ESPAÑA)

     Ayer subimos una visión del perfil erosivo del Abrigo 3 del Complejo del Humo, en La Araña. Se apreciaba la acción que habían realizado las transgresiones marinas en el pasado, haciendo retroceder hacia el Norte al acantilado, hasta transformar una antigua cueva en un abrigo, retirando parte de los duros sedimentos de los neandertales, y depositando arenas sobre los estratos de base, a los que cubrió. El mar es un persistente excavador, incluso en estratos tan duros como los de los neandertales en La Araña, que son pura piedra.
     Hoy les mostramos un fragmento de estos cementados sedimentos basales del Paleolítico Medio, conservando aun aprisionado un  fragmento de hueso con rotura antigua (la parte que blanquea es por que se ha retirado la cascarilla cementada que lo cubría), realizado por los habitantes de la Cueva del Humo, probablemente para extraer el tuétano de su interior. Esta es la forma, fracturados, en que suelen aparecer los huesos largos y cráneos de los animales que fueron cazados y sirvieron de alimento a los neandertales. Pese a la gran cantidad de huesos encontrados en La Araña, encontrar uno que no haya sufrido este procesamiento, es casi un milagro.
     En un territorio rico en recursos cinegéticos (tanto marinos como terrestres y aéreos) cabe preguntarse por la obsesión por obtener tuétanos y sesadas de sus presas, habiendo suculentas carnes para comer a la brasa, como acostumbraban hacer. Las pruebas de campo que hemos hecho nos muestran que un neandertal que mariscara dos horas al día, podía llevar a la cueva comida suficiente para el y su familia. Si unimos a estos resultados lo que otros miembros del grupo podían cazar y recolectar, se nos dibuja un panorama de abundancia alimenticia, que no justificaría el exhaustivo aprovechamiento de tuétanos y sesadas. Pero si la escasez no era la causa ¿Cuál era?. Solo se nos ocurre pensar que debió de tener un origen práctico, como alimentar a los ancianos con dentaduras deficientes o inexistentes. Es además una practica realizada no solo en La Araña, si no en múltiples yacimientos musterienses de toda Europa. Si esto realmente era así, y se preocupaban de atender las necesidades de sus seres más débiles o discapacitados, se nos vislumbra una sociedad de fuertes lazos afectivos y familiares. En fin… cuestiones para reflexionar. Esperamos que os guste.


Yacimientos Arqueológicos de La Araña.