miércoles, 5 de marzo de 2014

LAS INDUSTRIAS MUSTERIENSES DE LA ARAÑA (MÁLAGA)

LAS INDUSTRIAS MUSTERIENSES DE LA ARAÑA (MÁLAGA)

Frente a los que vienen sosteniendo la inmovilidad tecnológica de los neandertales, y su incapacidad para evolucionar, los hallazgos de los yacimientos del Paleolítico Medio parece que tozudamente se empeñan en ir mostrando que esta verdad no es tan absoluta como algunos pretenden, y esto sucede tanto en La Bahía de Málaga - y en concreto en el territorio de La Araña – como en otros yacimientos  europeos. No existe una industria Musteriense, si no varias, tanto en las distintas facies en que han sido clasificadas (en esto no parece haber mucha discusión), como en su propia evolución tecnológica, y en esto si parece que existe mayor unanimidad en negarles a los neandertales esta capacidad de evolucionar, y que al fin y a la postre “todo es lo mismo” “o parecido” en los más de cien mil años de su existencia. Fruto de esta percepción es la apropiación indebida de muchos aspectos que comenzaron a ser desarrollados por los neandertales, y que fueron atribuidos a los cromañones, es decir a nosotros mismos como especie superior. En esto del ego no parece que hayamos evolucionado mucho. Uno de estos aspectos es la fabricación de láminas líticas, en el proceso de perfeccionamiento de la talla de la piedra, que permitió a los distintos grupos prehistóricos ir obteniendo un mayor rendimiento a medida que se iba avanzando en la tecnología, y que permitió pasar de los 40 ó 60 cm. De filo útil que obtenían los preneandertales por kilo de sílex a mas de los 20 metros que podía obtener un cromañón en la etapa magdaleniense. Pues bien, la lámina también se la negamos a los neandertales, pese a que en varios de sus yacimientos el índice laminar estaba claramente presente, y cuando se la reconocíamos era porque la habían aprendido de nosotros. Pero ¿que pasa cuando todavía no habíamos llegado nosotros, y ya aparecen láminas en sus estratos, tal como sucede en La Araña, y nos consta que en otros yacimientos?. Siempre queda el recurso de “que una golondrina no hace verano”, u otros planteamientos similares, que algunos amigos míos siguen planteando. El problema es que cada vez hay más golondrinas, y en este sentido no parecen moverse las posiciones de reconocer a los neandertales la mínima capacidad para evolucionar en este campo, como en tantos otros. Es para reflexionar.
     Hoy os mostramos algunos útiles de La Araña, en donde junto a los clásicos de su repertorio tecnológico y tipológico, empiezan a aparecer otros de aspecto laminar, cuando no laminar completamente. A menudo no se les reconoce esta capacidad de inventar “el núcleo de láminas”. Es otro problema, ya que no existe “un núcleo de láminas”, sino numerosas variantes para llegar a menudo a los mismos resultados, mediante la preparación de los núcleos, los levantamientos previos, la preparación del plano de percusión, la propia percusión y el alineamiento de los golpes. Por lo que aparecen en algunos de los yacimientos de La Araña, con productos claramente laminares, algunas de estas variantes ya eran conocidas por los neandertales antes de llagar nosotros. ¡Que pena que ellos no lo supieran! Esperamos que os gusten las piezas que os mostramos hoy, y especialmente los productos laminares.Yacimientos Arqueológicos de la Araña.