domingo, 9 de febrero de 2014

LAS HUELLAS DE UNA TRANSGRESIÓN MARINA EN EL ABRIGO 2 DEL COMPLEJO DEL HUMO (LA ARAÑA, MÁLAGA)

LAS HUELLAS DE UNA TRANSGRESIÓN MARINA EN EL ABRIGO 2 DEL COMPLEJO DEL HUMO (LA ARAÑA, MÁLAGA)

En el tiempo que vivimos, donde a diario aparecen en los noticieros de todo el mundo las consecuencias desastrosas del cambio climático que se avecina en todo el Planeta, es conveniente a veces mirar el tema con una cierta perspectiva. Esta perspectiva se puede encontrar el los cambios climáticos sucedidos en el pasado, y en la medida que son cíclicos poder predecir lo que pasará en el futuro. Lo que sucedió en el pasado lo podemos descubrir en el desarrollo de las investigaciones científicas, analizando los restos y huellas marinas que el mar ha ido dejando, en sus continuos cambios de nivel, bien subiendo en las épocas cálidas como la actual, bien bajando en las épocas frías (glaciaciones).
     En La Araña, cuyo territorio se eleva lentamente, se pueden constatar estas fluctuaciones marinas, con numerosas playas fósiles pegadas a las laderas de los cerros a distintas cotas, que son objeto de una de las líneas de investigación de nuestro equipo.

     Hoy les mostramos una de las muchas evidencias que se conservan en la zona. Se trata de una antigua transgresión marina, que llevó el paleo litoral a los pies del Acantilado Inferior del Complejo del Humo, produciendo una entalladura en la roca en forma de medio arco, que recorre la base del acantilado, en cotas entre 3-5 metros sobre el nivel actual del mar. No sabemos su edad exacta, dentro del ciclo Tirreniense, aunque estamos en ello. Sabemos, no obstante, un dato: la transgresión es anterior a los neandertales, ya que sus estratos la colmataron posteriormente. En el devenir de las fluctuaciones climáticas del Planeta, la última transgresión (la Flandriense) volvió a elevar el nivel del mar a cotas ligeramente inferiores a 3-5 metros sobre el actual, erosionando parte de los niveles bajos de los neandertales, volviendo a destapar la entalladura de la antigua transgresión, tal como se precia en la fotografía que les mostramos. En el eterno proceso de destrucción-construcción-destrucción, que lleva a cabo la Naturaleza, La Araña es un laboratorio que nos permite abrir una ventana al pasado, para conocer que sucedió, mediante las investigaciones, y en la medida de saber lo que pasó, poder predecir el futuro en algunos fenómenos cíclicos, como el de los cambios climáticos planetarios y sus consecuencias en todo el Mundo. Lo dicho: volverán las glaciaciones. Yacimientos Arqueológicos de la Araña.